GLORIA AMPARO
 

 ► INICIO
 
 ► PRESENTACIÓN
 
 ► ESPACIOS DE ENCUENTRO
 
 ► POEMAS
 
 ► PUBLICACIONES
 
 ► EXPERIENCIAS DE LOS
      ENCUENTROS 

 
 ► BUENAS NOTICIAS 
 
 ► FOTOS
 
 ► ENLACES DE INTERÉS
 
 ► CONTACTO

 

EXPERIENCIAS DE LOS ENCUENTROS

  • Isabel Roser:

    “Son momentos tan sanadores y que a mí me aportan tanto para crecer y ser consciente de que la vida es caminar y ser en plenitud en ese andar. Y percibir la alegría que da ese reencuentro sano y sin complejos con uno mismo.”

  • Beatriz Sánchez:

    “Un taller muy inspirador para conocernos mejor a través de una mayor comprensión de nuestras emociones agradables y desagradables. Imprescindible para una vida más consciente.”

  • Carmen Catalán, Guadalajara

    Comencé mi camino aquella mañana recibiendo la luminosidad del sol en mi cara, oliendo la naturaleza fresca del alba y contemplando cada detalle regalado.
    Caminaba con un equipaje mental demasiado pesado pero con esperanza de soltar y liberar mi ser.
    Avanzando en unión con el horizonte me daba cuenta que sólo el “aquí y ahora” me ayudaba a soltar tanta carga acumulada…
    Con cada meditación volaba libremente como los pajarillos y fluía pausadamente como las aguas transparentes de aquellos ríos.
    Esta nueva experiencia me ha llevado a mi interior para estar en comunión con mí ser y dejar que brille con luz propia.

  • Raquel y Mª Jesús, Guadalajara

    Los encuentros de espiritualidad y meditación nos ayudan:

    • A vivir el aquí y el ahora, y a no proyectamos tanto en el futuro, sabiendo que no soy mis pensamientos, ni mis emociones, ni ideas... que a veces me preocupo por tantas cosas y que tengo que dejar que la vida fluya porque no tenemos el control sobre  ella y lo que tenga que venir vendrá.
    • A ser más conscientes, sabiendo que nada pasa por casualidad. La meditación nos va ayudando a ir aceptando los acontecimientos, ya que detrás de aquellos que no nos gustan puede aparecer un "regalo"... aunque muchas veces no lo veamos o tardemos en verlo. El sufrimiento puede hacernos más fuertes y ayudarnos a crecer como personas, desde el amor a uno mismo y a los otros.
    • La meditación nos da más paz, más calma, confiando en que lo que vamos necesitando Dios nos lo irá dando. Nos enseña a no juzgar a los demás, porque no estamos en su piel y a juzgarnos menos a nosotros mismos. 

  • Pilar de Frutos:

    “Gracias a los encuentros he aprendido a sentir que la vida es un regalo donde se puede fluir y se gana en paz y felicidad. Todo se vuelve más fácil y sencillo.”

  • Consuelo López:

    La meditación para mí es el CAMBIO. El gran cambio interior que supone vivir desde la consciencia, desde el ser, porque cuando uno es consciente se disfruta de cada momento, se saborea la vida.

    La meditación me ha enseñado a vivir el presente, a disfrutar de cada paso, de las cosas, del silencio. ¡Cómo me gusta ahora el silencio!

    La meditación me ha enseñado a observar y distanciarme del ego, que tanto daño nos hace. Me ha enseñado a ser. Me da mucha felicidad. A saber gestionar mejor las emociones, a acogerlas con amor, en definitiva, a quererme. Al estar bien, sé que trasmito ese bienestar y eso es muy bueno para los que me rodean.

    Me proporciona gran calma, mucha paz y pongo en orden mi mente, que a veces nos atormenta, sólo con cerrar los ojos, concentrarme en lo que habita en mí y hacer unas respiraciones profundas. Es maravilloso.  

  • Joaquín Gómez:

    La meditación vivida en la vida real, es el medio que tenemos los seres humanos para llegar al convencimiento ante cualquier problema que tengamos, darnos la tranquilidad para resolverlo, y llegar al relajamiento total de nuestra mente.

    Si te fijas bien, haciendo una meditación no muy larga, diez minutos por la mañana y por la tarde, y llevando a ella las preocupaciones pendientes es una forma de que el cuerpo y la mente, tengan una conformidad  total.

  • Alfonso Najes:

    “Los encuentros me han ayudado a un mayor fortalecimiento interior, a lograr que en la vida ordinaria no me domine la mente, lo que se ha traducido en una mayor aceptación de las situaciones a las que me enfrento diariamente, a no dejarme llevar y ser afectado en demasía por los problemas. Me ha ayudado a ser más libre interiormente y a poder comprobar que soy el  propio dirigente de mi existencia que puedo estar por encima de mis propias expectativas  y situaciones vitales.” 

  • Azucena de Bernardi:

    “Estos espacios son un oasis de paz en medio del bullicio... He aprendido que la meditación es un camino, una forma de vida, una herramienta que me ayuda a ver la vida de otra forma, más tranquila, relajada y feliz.

    Quiero seguir profundizando para conectar con mi yo interior, con la Presencia, con mi maestro interior, con el Señor, o como se quiera llamar, que es sabiduría y vida.”


EJERCICIOS CONTEMPLATIVOS CON LOS AMIGOS DEL DESIERTO

Del 8 al 17 de septiembre participé en los ejercicios contemplativos de los Amigos del Desierto, con Pablo D’Ors, en el monasterio San José de las Batuecas. Nueve días de silencio absoluto, en plena naturaleza, dispuesta a vivir y soltar lo que no tocaba en el presente. Tenía hambre de silencio y quietud. “¡Solo aquí, sólo ahora!”.

Ha sido una experiencia, no solo inolvidable, sino de esas en que la palabra limita en vez de expresar lo que se vive y que solo el silencio expresa.

Sin embargo quiero compartir con vosotros, pues experimento que todos y cada uno somos expresión de lo que Es. Somos diversos, muy diversos, pero estamos unidos por un hilo de oro invisible que nos hace ser UNO. Ya lo somos. Es una pasada experimentar la unidad en la diversidad.

¿Qué viví con los Amigos del Desierto?

Los ejercicios contemplativos es un recorrer el itinerario de la Vida de cada uno, de la Vida que somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos todos. Fueron días de muchas sentadas, también de naturaleza, y de atención al cuerpo, con movimiento y ejercicios físicos, en silencio, en quietud, facilitando el ver, acoger y sentir el camino espiritual desde el inicio hasta la plenitud, según la propuesta de los Padres y Madres del Desierto, de la meditación hesicasta, meditando desde el corazón delante de la imagen del icono de Rublec. ¡¡¡Una pasada!!! Ha sido un “in crescendo”, paso a paso.

He vivido desde lo más simple, el ser tierra, hasta lo más grande, ser una con “nuestra Madre Tierra”, que dice el papa Francisco, una con cada ser humano, los que se han ido, están o vendrán, con cada situación, con cada experiencia, y esto poderlo vivir en cada momento del día, desde el inhalar y exhalar, la respiración consciente, el comer, fregar o pasear, en la escucha o en la Palabra... Cada paso, cada momento era nuevo… Y cuando me daba cuenta de que no era así, que me había escapado al “ego”, a la mente, soltar y volver una y otra vez al presente, a atender la respiración y al silencio. Ha sido experimentar, fiarme de lo que el presente trae, lo mejor para cada uno en este momento, y puedo decir que es así, que la luz y la paz están dentro, sólo es preciso despertar a la realidad que se vive, a la consciencia.

Han sido tan importantes las sentadas, varias horas al día, como el quehacer diario. Una unidad vivida desde la quietud y la consciencia. ¡Bello, muy bello!… hasta ir comprendiendo lo que soy, lo que somos todos… sin palabras, desde la experiencia, en silencio, escuchando al maestro interior. ¡Una pasada!

Me queda una sensación de agradecimiento profundo por lo que Es, por lo que Somos y unas ganas inmensas de vivir así, en acción de gracias, dejándome tocar, como lo niños, por lo que acontece en el día a día. Es fácil, es sencillo y es lo más humano que puede existir. Desde aquí quiero agradecer a todos los que han facilitado este encuentro. Gloria Amparo